Talleres

Nuestra meta es que el alumno genere una actitud crítica y científica ante el conocimiento adquirido, es decir, deseamos que nuestros estudiantes se caractericen por ser reflexivos, que sean capaces de buscar y encontrar la información y, sobre todo, que aprendan a procesarla y a analizarla. Que estén conscientes y acudan a diversas fuentes de información como diccionarios, enciclopedias, periódicos, revistas, radio, televisión, otras personas, etc.

Pensamos que nuestros alumnos, sin ser bibliotecas ambulantes, deban estar informados de aquellos aspectos escolares y del mundo que lo rodea, de tal manera que puedan manejar conceptos y habilidades básicas, que servirán de pilar a conocimientos posteriores. Deseamos que nuestros alumnos obtengan un dominio por encima del 80% de los objetivos de nuestros programas, lo cual los pone en situación favorable, ya que nuestros programas engloban y amplían los programas de la SEC.

Como habitantes del mundo actual, nuestros alumnos deben estar informados de la situación y acontecimientos actuales: La información diaria, escolar, local, nacional y mundial nos ayuda a generar opinión cabal, tanto de estos acontecimientos, como de los del pasado.

Pretendemos que sea hábil y sensible artísticamente. Para lograr un desarrollo integral del ser humano, es necesario adiestrarlo y sensibilizarlo en las distintas formas de arte, en las cuales los humanos han expresado sus mas íntimos sentimientos, por ello, buscamos que disfruten, aprecien y desarrollen distintas expresiones artísticas como la pintura, el teatro, la poesía, etc.

Buscamos que sea responsable, entendiendo como tal a una persona que piensa antes de actuar, que anticipa las consecuencias de sus actos y que es congruente con ellos; en resumen, aquella persona que es consciente de sus acciones y sus efectos.
Deseamos fomentar esa actitud reflexiva y de congruencia hacia lo que hacen. Por esto es que deseamos que practiquen una libertad responsable, es decir, que realicen lo que desean en el momento y lugar adecuados, siempre y cuando ello no perjudique los derechos y la libertad de los demás.

Nada se puede lograr dentro del área emocional – social, si no hay una congruencia de principios entre su hogar y la escuela. Una educación auténtica no puede ocurrir sin la participación unificada de los factores mas importantes en el desarrollo de una persona:

Su Hogar y Su Escuela. Es muy difícil estimar cuál ejerce mayor influencia y la magnitud de la misma, pero estamos seguros de que sin la participación de la familia, la escuela no lo puede lograr.

Junto con el desarrollo intelectual y emocional – social el desenvolvimiento total del humano implica su desarrollo físico y corporal. El círculo se cierra con el desarrollo motriz. Una persona completa reúne características intelectuales, emocionales y físicas. Nosotros deseamos que nuestros estudiantes sean capaces, tanto intelectual, como emocional y físicamente. Es decir, nuestros alumnos serán capaces de resolver un problema matemático, gozar de una melodía o correr.

Para lograr nuestras metas…
En cada nivel, se adecuan los ambientes educativos para obtener las mejores experiencias. En el Jardín de Niños, los grupos constan de quince alumnos, como máximo, lo cual permite llevar a cabo objetivos generales, a la vez que favorecen la supervisión personalizada.

Cada grupo realiza un total de treinta talleres de media hora a la semana. Nuestra distribución por talleres permite que el niño se mantenga dinámico, ya que cada media hora diversifica su actividad y cambia de escenario físico. Además, cada área de trabajo cuenta con programaciones por objetivos, que son revisados en forma individual para su cumplimiento, lo cual permite graduar los programas generales a necesidades individuales, por ejemplo: Si un niño que inicialmente fue colocado en el grupo que correspondía a su edad cronológica, logra los objetivos propuestos en menor tiempo y mejor calidad con respecto a dicho grupo, el podría ser promovido a otro grupo que se adapte mas a sus necesidades y mantenga su interés. Sin embargo, si algún niño expresa dificultad, repetidamente, para lograr los objetivos propuestos, él podría entrar a programas correctivos que le permitan recuperar sus objetivos para que su nivel de rendimiento vaya de acuerdo a sus compañeros de grupo.

Lograr objetivos tan ambiciosos, como los antes mencionados, solo es posible si tomamos en cuenta que la proporción entre maestros y alumnos es de un adulto por ocho niños.

Nuestra experiencia nos ha enseñado que, cuando un niño Interactúa con varias maestras en una sola semana, éste tiende a aceptar distintos estilos de enseñanza y trato por parte del adulto, con mayor facilidad que aquellos niños que sólo reciben la influencia de una sola persona.